comerengijon.com




El Mirador del CantábricoEl Mirador del CantábricoEl Mirador del CantábricoEl Mirador del Cantábrico
En consecuencia los fogones pertenecen a Lourdes, una portuguesa de Viseu que lleva dos décadas en Asturias «donde me hice profesionalmente por lo que culinariamente me siento plenamente asturiana», y Edmon, que puede decir exactamente lo mismo aunque su tierra natal quede algo más lejos: Malasia.

Norteños e intachables de punto y gusto, los mariscos -centollo, ñocla, andarica, bugre- y los moluscos -almejas y berberechos certificados de Carril, navajas de ría galaica, bígaros asturianos- pueden consumirse en preparaciones simples que apenas toquen su viveza, de forma individual o en parrilladas y mariscadas combinadas y de medido precio.
Cuatro cuartos de lo mismo ocurre con los pescados del día, dispuestos para la espalda, la salsa, la parrilla o el horno, según elija el cliente, que si lo desea puede examinar previamente el ejemplar.

Aparte de la sencillez, virtud precisada de mano diestra, hay un buen número de elaboraciones merecedoras de elección: el bacalao en salsa de pasas, las ensaladas de bugre o bacalao templado, los pasteles de textura gruesa en los que el protagonista -cabracho, centollo, oricios- se nota rotundamente, el pulpo de la casa que llega acompañado de almejas, andaricas y una sabrosa salsa roja, los chipirones afogaos con setas y gambas, les fabes y los frixuelos que colocan al marisco de compango y de relleno, las parrochas con jamón, las calderetas...

Merece resaltarse el trato maestro que reciben los arroces, siempre a punto de dente y fragantes de marinerías, tanto en versión seca como caldosa y melosa: el delicado arroz con berberechos constituye una especialidad emblemática, igual que las seductoras almejas con repollo.

Quien prefiera comer mirando tierra adentro, el chuletón de buey a la piedra pone las palabras mayores, mientras el entrecot y el lomo, que pueden incorporar -además de patatas y pimientos- huevos estrellados, amplían los frutos de pastizal.

Pero mirar tierra adentro resulta difícil en una finca que tiene a sus pies, casi convertido en maqueta abarcable de un sólo golpe de vista, a Gijón entero, con Cimadevilla destacando su cerro y la recta línea del horizonte marino uniendo levante y poniente: si llamarse Mirador del Cantábrico resulta constatable nada más llegar, los ofrecimientos que colmarán los platos y satisfarán el apetito corroborarán sobradamente el paisaje.


       



Sobre comerengijon

Es una web de restaurantes que integra un buscador donde podrás descubrir los mejores lugares para comer en Gijón.


© 2017 comerengijon.com buscador de restaurantes en Gijón | Eguino Social Web